¡Síguenos en Facebook!
LA CONVERSION DE PABLO

Saulo de Tarso era un judío que perseguía a los cristianos y quien estuvo presente aprobando y sosteniendo la ropa de los que apedrearon hasta la muerte al apóstol cristiano Esteban. Saulo era un fariseo más que odiaba a los cristianos, su fidelidad a Dios estaba equivocada. Pero la misericordia de Dios es grande, y no solo lo perdonó sino que lo usó como instrumento para predicar el evangelio. El mismo Jesucristo se apareció a Saulo (posteriormente conocido como Pablo) convirtiéndolo en su apóstol. Luego de la aparición de Jesús, Saulo quedo ciego 3 días, hasta que un discípulo de Jesús llamado Ananías le devolvió la vista imponiéndole sus manos, cumpliendo así la orden que Dios le había dado. Desde ese entonces Pablo se convirtió a Jesús y predico la Palabra de Dios a otros judíos, paganos y muchas tribus lejanas.