¡Síguenos en Facebook!
Conduce un noticiero, le dijeron GORDA, se enojo y contestó así...

Jennifer Livingston, una conocida conductora de TV de Wisconsin, recibió un email de un lector que la criticaba y atacaba por su peso. El agresor argumentaba que ella tenía una responsabilidad hacia la comunidad y debía cuidarse el sobrepeso. Al otro día, Livingston, en su programita de tele, se despachó: - Aunque me reí, el ataque fue muy doloroso. La verdad es que tengo sobrepeso. Pero para la persona que me escribió esa carta, crees que no lo sé? Tus palabras crueles están señalando algo que no veo? Usted no me conoce. Usted no sabe nada acerca de mí, pero yo soy mucho más que un número en la balanza. Y al final, le hablo a los niños y adolescentes que están luchando con su peso, con el color de su piel, su preferencia sexual, su discapacidad, incluso el acné en su cara. Y agrego: quiero que me escuches, no dejes que tu autoestima se define por los matones. Aprendé de mi experiencia. Las crueles palabras de uno no son nada en comparación con los gritos de muchos (haciendo referencia al amor brindado por su audiencia).